Un comentario

  1. Lucía Villarraga Rengifo
    | Responder

    Seguro que tienen mucho que contar estos árboles, pero sin duda envidio al cerdo y el sabor de las castañas en España. Encantadoras estas fotos, sin duda alguna, me relajan!

Dejar un comentario